Áreas

3ª Justicia Social y Desarrollo Comunitario

Fieles al espíritu de servicio en pro de las personas más vulnerables de nuestra sociedad, la Fundación Gaspar del Búfalo, pondrá en práctica un programa de acompañamiento a personas que no posean un grado de autonomía personal suficiente y que no dispongan en su entorno socio-familiar de personas que les puedan acompañar. A través de él se procuran paliar las situaciones de soledad que envuelven a muchas personas que carecen de autonomía personal o se encuentran en situación de aislamiento o desarraigo familiar.

Entre las actividades que desarrollarán nuestros voluntarios estarán:


-Acompañamiento para asistir a rehabilitación o actividades de animación sociocultural.

-Acompañamiento a actividades o servicios tales como consultas médicas, gestiones administrativas, compras, paseos por su entorno, etc.

-Acompañamiento a personas que, aún desenvolviéndose habitualmente de forma autónoma, necesitan ayuda puntualmente para realizar algún desplazamiento de especial complejidad o desconocido.

-Acompañamiento a personas adultas en su domicilio, residencia de mayores u hospital (como consecuencia de un ingreso médico).

Los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio, que abarcan desde la reducción a la mitad de la extrema pobreza, hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el 2015, constituyen un plan convenido por todas las naciones del mundo y todas las instituciones de desarrollo más importantes a nivel mundial. Los objetivos han reavivado esfuerzos sin precedentes para ayudar a los más pobres del mundo.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio han sido la herramienta más exitosa en la historia para luchar contra la pobreza a nivel mundial. Se han logrado avances significativos y sustanciales en muchos de los objetivos, incluyendo el de reducir a la mitad la cantidad de personas que viven en condiciones de pobreza extrema y el porcentaje de personas sin acceso sostenible a fuentes mejoradas de agua potable.

En estos momentos se está planteando la estrategia post 2015, un gran reto al que la Fundación Gaspar del Búfalo desea sumarse desde la perspectiva de la educación para el desarrollo de nuestra infancia y juventud, así como organizando acciones de sensibilización social a todos los niveles.

Los Objetivos del Milenio son:

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre.

Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal.

Objetivo 3: Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.

Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil.

Objetivo 5: Mejorar la salud materna.

Objetivo 7: Garantizar el sustento del medio ambiente.

Objetivo 8: Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

El objetivo de la Red de Escuelas por los Derechos Humanos es hacer del centro escolar un espacio de reflexión sobre nuestros derechos y los derechos de las demás personas, en un marco participativo e interactivo.

También es una invitación a la comunidad educativa (profesorado, alumnado, personal no docente, padres y madres) para que se comprometa con la lucha por los derechos humanos convirtiéndose en verdaderos activistas.

Perteneciendo a la Red de Escuelas se puede adquirir información sobre exposiciones sobre derechos humanos, giras de defensores de derechos humanos que vienen a nuestro país, contar con la presencia en el centro educativo de activistas por los derechos humanos, y también sobre los cursos on-line sobre derechos humanos que regularmente se llevan a cabo.

La creación de un grupo de jóvenes dentro de la Red de Escuelas se lleva a cabo bajo la supervisión y apoyo de Amnistía Internacional.

La Fundación Gaspar del Búfalo como entidad que actúa fundamentalmente sobre los jóvenes pretende consolidar en ellos una madurez personal y social que les permita actuar de forma responsable y autónoma y desarrollar su espíritu crítico, promoviendo hábitos de vida saludables, aprendiendo a diferenciar tipos de sustancias tóxicas y la diferenciación de consumo, uso y abuso de las mismas.

No obstante, la situación de riesgo permanente que acompaña a cualquier joven de entrar en contacto con el mundo de las drogas, sólo puede llegarse a combatir proporcionando a la juventud unas acciones de ocio sanas y saludables, utilizando el contacto con la naturaleza como una de las vías principales para poder llevarlo a buen fin.

Es por ello que la Fundación se encuentra desarrollando y ofertando de manera permanente programas alternativos de ocio saludable, así como campañas y publicaciones cuyo fin será la concienciación sobre el peligro de cualquier tipo de droga.