Áreas

4ª Gestión del patrimonio cultural

Uno de los insignes habitantes de la casa fue don Francisco José de Ovando y Bonilla y Solís Rol de la Cerda, I marqués de Brindis, I marqués de Ovando (1693-1755), un importante marino que además jugó un fundamental papel en la administración colonial española durante el siglo XVIII. Fue nombrado mariscal de la escuadra del Mar del Sur, capitán general de Filipinas, presidente de la Real Audiencia de Manila y gobernador interino de Chile.

El archivo personal de dicho personaje con importantes documentos sobre su gestión al frente de la Capitanía General de Chile y de la Real Audiencia de Manila colonial de Chile y Filipinas, se conserva hoy en día en las dependencias de la sede de la Fundación, y aunque fue inventariado hace algunas décadas y publicado por D. Pedro Rubio Merino, actual director de los archivos de la catedral y archidiócesis de Sevilla, en su "Inventario de Archivos Extremeños" (Badajoz, 1993, Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes).

Es interés de la Fundación que todos los ciudadanos puedan gozar de tan valiosa información que debe ser considerada patrimonio de todos y por lo tanto ofrecer las facilidades que permitan el acceso a su contenido. Por esta razón se llevará a cabo un proyecto de catalogación y adecuación de dichos fondos así como la digitalización de los mismos.

El privilegiado enclave de la sede de la Fundación, en pleno casco histórico de Cáceres, la convierte en marco incomparable para el desarrollo de conferencias, congresos y seminarios sobre temas históricos y culturales.

Con el fin de desarrollar tan objetivo, se organizarán periódicamente este tipo de eventos abiertos a toda la ciudadanía con la finalidad de poner en valor el inmenso legado histórico-cultural de Cáceres y Extremadura y el papel fundamental que jugó en la historia.

Como primera fase se pretende llevar a cabo un ambicioso proyecto de rehabilitación y restauración de la planta baja del edificio, correspondiente a la casa de la Cuesta de la Compañía. Se espera que dichas estancias serán puestas en valor y uso en un breve espacio de tiempo, para destinarse al uso de oficinas y salas de reuniones donde podrán impartirse conferencias y realizarse reuniones.

La rehabilitación de otras dependencias del edificio manteniendo siempre un respeto a las formas originales, se conjugarán con el inicio de los trámites para la declaración de la Casa del Solo como Bien de Interés Cultural tal y como se regula en la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.